Páginas vistas en total

jueves, 6 de septiembre de 2012

12 horas de Carballo

Hola a todos, bueno para alguno de nosotros ya se ha terminado las vacaciones, otros las han empezado ahora en este mes de Setiembre, que suerte... El caso es que estas han sido unas vacaciones un poco raras, por la duración, o sea, que han sido muy cortas.
Lo bueno es que he podido subir la bici a Ourense y he podido hacer alguna ruta interesante y espectacular, Camino de Santiago. Pero he participado en una modalidad de prueba en la que nunca había participado, una de 12 horas por relevos.
El evento ha sido en la localidad de Carballo, en la Coruña y en compañía de "los Perros", un grupo de amigos gallegos cuya afición es común entre todos, la amistad y la bici.
Para la prueba las modalidades posibles eran, individual y equipos de 2, 3 y 4 participantes, y la estrategia ya la elegía cada equipo según sus intereses, a una vuelta, a dos, etc. Entre los perros nos juntamos un total de 7 he hicimos dos equipos, uno de 3 participantes y otro de 4. Yo estaba en el grupo de 4, con Carlos (perro Carbono), Adrián (perro Romano), Jose María (perro Batman) y yo, (perro Vago). En el otro equipo estaban David (perro Bala), Pedro (perro Pierno Doyuna) y Lucas. También mención especial para Elisa y para Quique, sin el que no tendríamos unas estupendas fotos y una puesta a punto de nuestras bicis.


 El circuito, bueno, tenía una longitud de unos 8.5 km, no había mucho desnivel y había casi dos zonas bien diferenciadas, una primera que pasaba junto al río y en la que había que esquivar multitud de árboles y que estaba completamente embarrada, también había un par de zonas con bajadas, cortas pero fuertes en la que había te hilar fino. Una vez que salías de esa zona pasabas a otra zona más abierta, más pisteo que en algún tramo iba paralelo a la autopista. 



Después volvías otra vez a zona cubierta de árboles, llena de sombra, y tramos single track, en los que era muy difícil adelantar. Salías hacia una zona abierta y pista ancha para volver otra vez a la zona del río. Al salir de esta parte del circuito venía una subida entre un pinar que era la que metía más desnivel al circuito. Después de ir todo el rato a un ritmo... alegre, esta subida te hacía sacar un poco los colores. Al terminar la subida pasabas cerca de la zona de acampada donde los demás compañeros te animaban para ir a la última parte del circuito, una zona llana, pero en la que el césped que cubría el circuito, te frenaba las ruedas. Al pasar por el arco venía la zona de transición, en la que teníamos que hacer el relevo. Cada uno de nosotros llevaba un chip en la bici y entre nosotros nos pasábamos otro chip y para ello lo teníamos que hacer en la zona de transición, la normativa nos obligaba a bajar de la bici, pasar a pie esa zona y pasarle el chip al siguiente corredor.


 En nuestro equipo decidimos hacer una estrategia de una vuelta cada uno, de esta forma podíamos ir un poco a saco en cada vuelta al estar... más frescos. Al final dimos 7 vueltas cada uno y la verdad... es que cuando parabas y volvías a dar tu vuelta... ya estabas frío y para volver a calentar... costaba.

En el otro equipo de perros la estrategia fue diferente, primero  a una vuelta y después a dos vueltas por la tarde y la verdad es que les resultó, ya que hicieron un meritorio segundo puesto.




Ahora, lo más alucinante fue despliegue de medios de nuestro grupo... teníamos una carpa, una bici de carretera con rodillo, geles, barritas, caballo de taller, herramientas, fotógrafo... una pasada y parte de ello gracias a www.todopesas.com, también había tumbonas de playa, y la mejor compañía posible.




Bueno, fue una experiencia única, por lo diferente de la prueba, ya que hasta ahora sólo he participado en maratones y grandes distancias, pero esta era una prueba... explosiva y por relevos.


Lucas, David, yo, Pedro, Carlos, Jose María, Adrian y Quique.

Decir que algunas fotos son de Quique, otras con el móvil y otras de Óscar Minguez.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario