Páginas vistas en total

miércoles, 25 de enero de 2012

Ourense, otro paraíso para el MTB

Seguimos publicando y espero no parar.
Estas navidades, como voy haciendo en los últimos años, procuro ir a mi tierra, Ourense. Visitar y disfrutar de la familia, que se extraña mucho. Pero este año ha sido muy diferente por dos motivos, uno porque había guardado vacaciones de este año y me iba 2 semanitas y la otra cosa diferente es que he subido las bicis para arriba....
Bueno, este año hemos coincidido allí Carlos y su mujer Ana, Pruden, Paco y su amigo Miguel, Evita dinamita y yo. No hemos salido todas las veces que hemos querido, pero si las que hemos podido. Y la verdad... es que se aprovechó.
El primer día quedamos todos para salir a dar una vuelta, tranquilos, por la orilla del río Miño. Lo mejor, la compañía, creo que era la primera vez que coincidíamos todos juntos, incluido Eva y Miguel. Lo peor... que mira que le daba golpecitos, pero el termómetro no subía de los 7º, que frío por Dios.
Quedamos Paco, Miguel, Eva y un servidor. El resto del grupo nos salía cerca de la presa de Velle. Durante la espera, aprovechamos para las fotos de rigor y descongelarnos los dedos de las manos y pies...


Miguel, Eva y Paco


Yo mismamente, Eva y Paco

Ana, Carlos y Pruden vienen desde su pueblo, a 9 km, por la orilla del río... con un frío que pela. Lo bueno es que cuando íbamos por los sitios soleados, se agradecía. Pero me di cuenta de que la ropa que tenía de invierno... era de risa.


Anita


El jefe de filas Carlos


Pruden


Pacooooo

Os podéis imaginar que el ritmo fue bastante suave, había que actualizar todas las experiencias y cotilleos del año, jajajaja. Pero había una persona que quería marcar el ritmo... Evita dinamita. Parecía que debía dinero a alguno, iba en la brasa, hasta que... agotó todas las fuerzas en el trayecto de ida... 13 y le faltaba la vuelta, ya empezaba a decir que se quedaba y que la fueran a buscar, jajaja, mi niña...
La mayor novedad para mi ha sido descubrir a Miguel, ha sido toda una experiencia, tranquilo, sencillo, divertido, muy buen chaval. Me gusta la gente que me rodea, y reconozco que este es un buen fichaje.
Miguel tiene dos niños, casado y vive, al igual que yo, lejos de su tierra, en Toledo. Ya tenemos algo en común, aparte de la pasión por la bici. Este año tendré la suerte de coincidir en alguna prueba de MTB.


Miguel

Para quien no conoce mi ciudad, que serán muchos, he de "restregaros"... que tiene una cultura termal, acojonante. Por la orilla norte, hay una serie de charcas termales, repartidas por unos 7 ó 9 km. Todas están en perfecto estado de conservación ya que hay jardineros y vigilantes que se encargan de la calidad y temperatura del agua. Hay piscinas a 41º, otras a 38º y otra a 36º, para pasar de una a otra recomiendan meterse en una poza de agua fría, el que tenga cojon... de hacerlo, claro.
Todas estas piscinas son gratuitas, si, ni un solo euro y tienen su zona para dejar la bici, cerca hay una cafetería, tienen su vestuario con taquillas con llave... una gozada. Pero lo mejor... son al aire libre y al lado del río, una verdadera gozada.


Una de las piscinas de Outariz

En serio, si tenéis ocasión, no dejéis de ir a verlas y usarlas, claro.
Bueno, seguimos pedaleando. 
Otra de las novedades eran las bicis de Carlos y de Ana, pedazo de specialized dobles de 29". Si Carlos ya iba como iba en una 26" ahora lo mejor es hacerle una foto en la salida, porque no le vuelves a ver el casco. Pero a la que si se le ha notado es a Ana, va como un misíl tierra-aire. Llaneando tiene una velocidad punta impresionante, para seguirle el ritmo hay que tener una cadencia alta, pero muy alta. Esta niña promete un montón, verás este año en el Soplao...


Anita.

Del que pude disfrutar un poco, también ha sido de Pruden y el tema de conversación fue variado, pero lo mejor era la promesa o intención de venir a Sevilla a correr la maratón de Aznalcóllar, que por cierto es el 24 de Marzo de este año.


Pruden

De regreso buscamos como locos una cafetería abierta, cosa complicada, ya que un 25 de Diciembre, la gente, no se porqué, tiene la mala costumbre de no querer trabajar... Dimos con una junto al puente Romano, lo que pasa es que entre que nosotros éramos muchos y las pocas o ninguna ganas que tenía la camarera de trabajar, no pudimos tomar el café, lo que si pudimos fue tomar el solecito, reirnos y charlar por los codos.


Cafetería en la que no quisieron atender a nuestras bicis...

Bueno, momento de despedidas, ya que Pruden se va a trabajar a Vilagarcía y Carlos y Paco a la Coruña. Lo bueno es que Miguel y Ana se quedan, por lo que podremos salir más veces en bici.


Saludos a todos.



1 comentario:

  1. Mola, amigos, sol, bicis, tiempo libre... qué más se podía pedir ? Solo que se repita !!

    ResponderEliminar