Páginas vistas en total

lunes, 12 de diciembre de 2011

Aznalcóllar con zapatitos nuevos.

Bueno, hola a todos. Este finde ha sido un finde raro, amenazaba lluvia, había la Sufrida de Santiponce y además un frío que pela. Después de estar una semana de parón de bici, ya había mono y ganas. El parón fue sólo de bici, ya que el Martes me fui con mi mujer y mi niña a Aznacóllar a caminar por la sierra con Pedro, su mujer, una de sus hijas y una prima. El tiempo acompañó y fue una pasada. Unos 7 km. Después el Jueves también salí con mi familia y con el hermano de Eva, su mujer y sus dos hijos. En esta ocasión la salida fue desde la Cantina, en Guillena, por el tramo restringido unos 6 km y después picnic. Y claro, yo tenía unas ganas locas de bici... Pero por otro lado... no daba soltado ese medio resfriado gripe, no andaba fino del todo.
El viernes hablo con Mario y medio quedo con el en ir a Chucena y hacer algo tranquilito por su tierra, pero... siempre lo hay, no pudo ser porque había que ir a por los Reyes... Total, que hecho polvo como andaba, no me quedaba más remedio que ir a Aznalcóllar con Pedro. Por un lado si tenía ganas, pero por otro no porque no andaba fino.
Llamada a Pedro y selecciono el modo principiante al elegir la ruta, jajaja.
Sergio anda de estudios, saliendo de un gripón y como no dio señales de vida, a las 8:00 ya estaba saliendo con el coche y 8º de temperatura.
A las 8:30 ya empiezo a desmontar la bici y el portabicis. Allí están Pedro, Juan Manuel, Bruno, Esteban y yo mismo. Un buen número. Faltaban algunos, pero... 
La sorpresa de la ruta eran mis dos niñas nuevas, mis zapatitos nuevos, toda la semana, desde el lunes, con las ruedas puestas... y sin poder usarlas...


Qué decir de estas maravillosas ruedas? Yo la verdad es que tenía mono de ellas, llevaba muchos meses juntando y gracias a los consejos de un amigo, cayeron. Ligeras, rígidas, estética y una música cuando giran...
Bueno, decir que al llegar al pueblo la temperatura había subido hasta los 9º, o sea, que tocaba ponerse capas para combatir el frío. Unos calcetines largos de compresión, camiseta térmica de manga corta, una chaqueta de manga larga y un cortavientos. Ha y pañuelo en le cabeza y una braga.
Pedro me confirma que la ruta será suave, unos 60 km y ritmo tranquilo, ya que el viene de hacer el jueves 103 km y eso pasa factura.
Salimos del pueblo y cogemos camino  por la carretera del Castillo. Esta carretera está muy bien, tranquilita, sin apenas tráfico, buen firme, pero siempre hay que estar alerta a los vehículos.


Los 4 jinetes del Apocalípsis..

No dejamos de ganar altura, aunque hay sus bajadas. El objetivo es hacer casi la mitad del recorrido por carretera y la vuelta por monte.
La carretera está bien para hacer fotos, charlar e ir a un buen ritmo de globero, jajaja.


Este Pedro para nada es globero...

Abandonamos la carretera y empieza una larga bajada. Hay que ir atentos porque lo que parece una ruta que nunca va a terminar... pues termina con un puente roto por la mitad, lo que nos obliga a descender hasta la orilla del rió y vadearlo. Lo bueno es que su nivel es bajo y se salva sin ningún problema.



No se me vayan a mojar la ruedas...

Bueno, este obstáculo se pasa sin ningún problema.
Seguimos por la pista, bajando, mientras buscamos entrar a los "chinos" y subir los "caballeros" (Pedro, corrígeme si me equivoco)
Pero, otro pero, nos encontramos con la fauna autóctona de la sierra... 7 vacas con un becerro y una oveja... en mitad del camino. La verdad es que suelen ser mansos y no dan problemas, pero viendo esos cuernos, esa mole de cuerpo y que hay un becerro... la cosa impone respeto. Pero para eso llevamos a Juan Manuel y entre el y Bruno consiguen poner a pelotón cornudo a la carrera, que risas pero que acojone cuando de golpe y porrrazo, se frenan en seco y se giran, pues nada, otra vez a espantarlos y vuelta a correr... parecía el Tour, jajaja.


Juan Manuel en acción... y sin capote, que para eso tenía el cortavientos rojo...

Dejamos atrás al grupo y comento con la gente... que qué raro es que no nos hemos cruzado con nadie, con ningún biker, pero claro, estaba celebrándose la Sufrida y una plaza para la Titan Desert...
Llegamos a los "chinos" y empezamos a bajarlos. Esta cuesta casi siempre la hago subiendo, pero en esta ocasión es al revés. Tiene su puntito de peligro ya que está completamente llena de piedras, como grava y la tracción es complicada, pero yo como voy con zapatos nuevos...
Las ruedas van genial, se notan rígidas y lo mejor, livianas. Las CrossRide que tenía antes, llevaban una cubierta tubeless, con cámara con moco verde... un lastre considerable, pero ahora la cosa ha cambiado y se nota. Las arrancadas con estas ruedas son más rápidas... Ahora sólo queda que mejore el que va encima de ellas.
Después de bajar los "chinos" toca subir los caballeros. El porque de este nombre... ni idea, lo consultaré y lo explicaré. No es una subida complicada pero por norma general esta se hace bajando, por lo que hay que tener cuidado de no encontrarnos con nadie.
Pedro decide que para rematar la ruta, podemos ir a por la Osa y hacerla... también al revés, bajarla y luego subirla.


Bruno y Juan Manuel

La bajada es rápida y muy larga, pero lo mejor es la vista que nos ofrece. La sierra con esta climatología está en su pleno esplendor. Bruno a visto un par de ciervos que se le han cruzado, está todo verde y este frío es de lo mejor que hay para salir en bici. Siempre que vayas bien abrigado.
Al subir, no puede dejar de quedarme embobado viendo al río Ario y el color que lleva por todo el mineral que termina en el, parece que lo han pintado con el photoshop.


Lleva un verde esmeralda fantástico.


Otra vez volvemos a enlazar la carretera y ya vamos de regreso al pueblo. Pero quedando apenas 1 km para llegar... nos pasa un pelotón de unos 10 corredores en bici de carretera... Dios, iban como cohetes, y subiendo, es impresionante las velocidades que alcanzan las flacas.
Bueno, pues al final salieron 62 km en menos de 4 horas. Hubo un par de ausencias, pero por el resto, la ruta ha sido fantásticas. Mis sensaciones, aún saliendo del resfriado raro, han sido buenas, me he encontrado fuerte y ni síntomas de fatiga ni agujetas.
Aquí  os dejo en enlace a la ruta. Y una foto-rueda de la ruta.


Saludos.